Visitas

Un premio Goya para Benlliure




La Academia del Cine español celebra cada año una Gala con la entrega de los Premios Goya a los mejores profesionales de cada una de las especialidades técnicas y creativas.

La primera estatuilla que se entregó (1987) era obra del escultor malagueño Miguel Ortiz Berrocal. Se trataba de una pequeña escultura en bronce y desmontable, que combinaba el busto del pintor Francisco de Goya con una cámara cinematográfica y pesaba casi 15 kilos. La estatuilla, venía acompañada de una insignia, que podía quitarse y usarse como pin y se inspiraba en el busto del escultor valenciano Mariano Benlliure y Gil.


Al tratarse de un trofeo demasiado pesado y poco manejable, en 1990 se encargó un nuevo diseño del trofeo al escultor José Luis Fernández, quien desarrolló un nuevo busto en bronce de apenas tres kilos, representando al mismo Goya que seguía el modelo de Benlliure. Y esta obra se ha convertido en la oficial desde la cuarta edición.

Pero resulta que el trofeo de los Premios Goya, tiene el mismo gesto, las mismas proporciones, el mismo pañuelo... que el busto que realizara el escultor valenciano Mariano Benlliure (1862-1947) a principios del siglo XX.



Por eso la Fundación Mariano Benlliure denunció en 2011 esta situación afirmando que la estatua del galardón "no respeta la propiedad intelectual" al estar "inspirada" en una obra del escultor valenciano, cuyos derechos de autor continúan vigentes.

En su página web la Fundación Benlliure explica que la estatuilla de los Premios del cine no es una creación original, pues está claramente inspirada en el busto de Goya obra de Mariano Benlliure, una de cuyas fundiciones en bronce puede verse en las salas dedicadas al pintor en el Museo del Prado, y un vaciado en escayola en el Museo de la Real Academia de San Fernando de Madrid.

Estudiantes de Arte del Instituto Aguilar y Eslava visitan el Mausoleo de la Vizcondesa de Termens


El martes, 15 de enero de 2019, por tercer año consecutivo, estudiantes de la asignatura de Fundamentos del Arte (II) de 2º de bachillerato de la modalidad de Artes del IES Aguilar y Eslava de Cabra (Córdoba) visitaron la Fundación Vizcondesa de Termens, su capilla y el monumento funerario de su promotora.


Actividad complementaria de la asignatura en la que se estudia la relevancia de la obra de Mariano Benlliure en la escultura española de finales del siglo XIX y principios del XX.


De los 21 monumentos funerarios realizados por Benlliure, destacarían los del tenor Gayarre en Navarra, del torero Joselito “El Gallo” en Sevilla, el del novelista Blasco Ibáñez en Valencia, los sepulcros del Panteón de Hombres Ilustres de Madrid, dedicados a Sagasta, Canalejas, y Eduardo Dato, o el de la Vizcondesa de Termens en Cabra (Córdoba), que por su calidad artística, material y de conservación es, sin duda, uno de los más importantes.


En 1908, se encargaron a Mariano Benlliure y Gil las obras escultóricas y arquitectónicas de un panteón que la Vizcondesa de Termens, Carmen Giménez Flores, quiso construir en el cementerio de Cabra.


Los trabajos de terminación e instalación del mausoleo durarían desde julio hasta noviembre de 1914 y contaron con la presencia del propio Benlliure en Cabra.


Realizado en mármol de Carrara y bronce, el Mausoleo de la Vizcondesa de Termens respondía al modelo de monumental y con capilla, se construyó en el cementerio municipal y posteriormente en 1931, fue desmontado y trasladado a la capilla de la Fundación que lleva su título.



Los detalles, pormenores y características de la obra fueron explicados por el profesor responsable de la asignatura y especialista en esta obra de Benlliure, Salvador Guzmán Moral del Departamento de Dibujo del IES Aguilar y Eslava.



Fotos: María Reyes Velasco, 2º Bachillerato C
IES "Aguilar y Eslava".